Contacto

Tiene un aspecto ruinoso, comenzar a expresar lo que infunde cuesta cuando no es agradable.
Siento tristeza y repugnancia. Debería velar por la seguridad del hombre, ser libre. Debería ser protección, pero creer en ello mirando lo que hay delante de nuestros ojos es un esfuerzo que sólo se supera deseando encontrar algo nuevo tras la otra puerta.
Un amplio portalón nos presenta, bajo el signo laureado, unos símbolos que han caído. Rejas que separan del mundo real, aislados para que no molesten, no deben recuperarse. En su mundo abominable encuentran la salida barata.
Sangre y lágrimas que no se escuchan.
Silencio, no incomodéis. "¿Qué más queréis si tenéis casa, comida y sueño seguro? Sueño ficticio, horas perdidas, os engañan.
Sale, se extiende como una inundación, su interior está manchado, los que pueden ver no quieren.
Quedarse pertrechados y olvidados o buscar la salida.

MONCHOLC, hasta hoy. Pág: 104