Contacto

Recordando acontecimientos civiles a lo largo de nuestra vida, el mas duro de asumir, el mas indigno que la especie humana puede atribuirse es el ensañamiento y asesinato de una persona justificado en la exigencia de identidad de un colectivo.
Su escucha inteligente desplegó la fuerza para desterrar a las mazmorras a la mayor representación de la esclavitud de nuestro tiempo.
Por una vez hubo un clamor unánime en repudiar tan vil acto y nunca tantas esperanzas se unieron con un mismo objetivo, que terminara la incertidumbre y la agonía.
No se cedió al chantaje de los criminales. Se aplicó con denuedo la ley.
Hoy avisa de que cualquier diálogo es un engaño para lograr mantener la extorsión y el rearme.
¡En alerta con la traición interior!
¿Cuál es el misterio que envilece sus actos?
Ocupemos su espacio en libertad.