Contacto

Sucio mundo de subsuelo.
Trampa por tamaño acceso, nos sumerge en la oscuridad de nuevos años turbios. La luz deja alguna claridad de fondo en un recinto tomado siempre por individuos con escrúpulos no conocidos.
La decisión del ave, en clara representación de los que facilitan los cambios en la "central de mando", ha llegado a la más grande de sus dudas.
Todo es húmedo, sombrío, resbaladizo, señales de un deterioro, parcheado, no importa cómo, y punto de apoyo.
Y si nos aproximamos, con riesgo a advertir al detalle este horror, son cientos de baldosas las que soportan el paso a ritmo de miles de ausentes.
Una realidad virtual aparecería ante nuestros ojos si esas dos trampillas se cerraran y sepultaran sin vuelta atrás los acontecimientos ligados al terror, la ignominia, el robo y la calumnia.