Contacto

Por gentilicio de Saucedilla (Cáceres) le conocen o bien como a ellos les gustaba identificarse, rabinche.
Hombre de campo y tierra, recio, voluntarioso, protector de su propiedad, Justo.
Frente al boca a boca traicionero, él, bajo sol, tormenta o aguaceros, metódico día a día, dedicaba su tiempo a crear riqueza.
Se recreaba, sin fatiga, sobre su montura.
Hombre de principios, acuerdos de apretón de manos cumplidos.
La generación que forjó grandeza.
¿Queda hoy alguien que se arriesgue a defender el orgullo de aquellos Conquistadores?
¡Hombres de bien, haceos visibles!
Extremadura, un Imperio.