Contacto

Dicen de un momento y son miles en todos y cada uno de los colores.
Realzan el juego de luz, tránsito de un día a otro.
Las señales del paso del tiempo que también habían llegado a su persona, pelo encanecido, arrugas y manchas por la escasa protección al sol.
Altivez y serenidad en un perfecto equilibrio formando parte de la naturaleza, tallo guía de cuya savia se alimentaron las raices de un frondoso árbol.
Fueron dos objetivos forjados con tesón.
Todo esfuerzo contigo se convertía en un reto. Ha quedado la insatisfacción, uno llegó a concluirse y el otro sólo fue un sueño.
Hoy ya hemos empezado uno nuevo...