Contacto

Cuantos momentos al transitar.
Entre la dignidad del que espera que cambie su situación y el olvido en una personalidad disociada que ha perdido todo rumbo.
Historias mal encauzadas. Vidas apartadas. Falta de apoyo, desesperanza en el tunel del abismo.
Sonrisas forzadas a un tiempo transformadas en lágrimas.
Calor de alcohol y no de hogar. Buscan en su decrepitud el auxilio vano de aquellos que desvian la mirada.
Arboles desnutridos de vida. Juego de miseria, objetivo de la caridad adulta en manos de niños que no entienden más que de moneda al pobre.
Firme gris, mundo de aceras. Esquinas ocupadas, carteles que alivian explicaciones.
Una espiral que se prolonga al crecer el bienestar. Dos lineas enlazadas de las que no se ve un principio o fin.