Contacto

De Mirtos lleno. Olor, color de baya negra, flor blanca y verde en hoja.
Ciudadela, torre vigía oculta de forma armoniosa, labrada en ladrillo mil noches deseado.
Acabado de riqueza, arabesco que contagia el agua y es reflejo de luz siglos imperecedera.
Olor que embriaga, perfume de idilios, encuentros.
Seduces, secuestrada en un mundo protegido.
Hasta aquí no llegan los lamentos, todo es silencio.
Un vuelo de sedas transporta nuestro espíritu sintiéndonos de aquel momento. Y cuando la hora del día anochece, sigue el embrujo.