Contacto

En tiempo de "cambios climáticos" ¡Enero se ha despertado y nieva!
El encalado de la pared compite por la intensidad de luz con el reflejo que proporciona la nieve. Siento fresco, no tengo sed, me invita al descanso.
Recostado en ella, el nevero cubre su cuerpo con traje engalanado al detalle, pañuelo y sombrero de tradición. El bastón de "mando", antes defensa, se ha convertido en ayuda para transitar caminos.
Correaje al cinto algo descuidado al cierre. Entrecejo fruncido, observador profundo, cansado.
Es su tarea subir a la sierra y transportar la nieve , a lomos de burro, hasta los hogares porque aún estan lejos la barra de hielo o la nevera.
Ya en la ciudad, rodea su vida. Junto a la fuente del avellano cae en forma de chorro que alivia a la bestia o al paisano, y con el sobrado empapa la piedra y humedece el canto.
Obra viva, es luz y agua.