Particulares

Home / Particulares

CALLE  DE  PALS
Propiedad: D. Jaime López-Cuervo Abad 1997

Invita a la tristeza, angosta subida. Un esfuerzo que no se ve recompensado, al final sientes abandono.
La puerta, algo dice que se ha prolongado  su  conservación  para  evitar  el contraste aterrador del olvido, se cerrará trás nuestros pasos.
Un escape en alto, trepar buscando más espacio para encontrar un abismo.
Banas apariencias son sus rostros retocados para una primera atracción fatal, donde puntadas bien medidas nos ocultan la realidad.
Del ayer esperado y superado al hoy por pasar, un mañana desconocido.

                      Dra. Abad

PALS  (GERONA)

Propiedad: D. Jaime López-Cuervo Abad

Líneas de vida diferentes.  La  de  los que están  y  la de aquellos, en su mayoría, visitantes.
Has  logrado   la   esencia  de   estas  calles,   bien   conservadas,  casas magníficamente   cuidadas.   Sus   moradores,  ¿lo  percibís?,   hacen  su vida como si estuviera preservada su realidad por un cristal transparente, ni se ven, no se mezclan con nuestra realidad, los que  transitamos  bolso al hombro y cámara. Con ello afirman propiedad.
Voló la imaginación cuando, observando una casa que estaba  en  venta, oímos los silencios de las mañanas, y cómo al instante éramos conscientes de que nos habían recibido haciéndonos  partícipes de una tranquilidad preparada.
Hubiera llegado a ser un pueblo más de nuestra geografía  abocado  a  la ruina y olvidado. Hoy es referencia del abusivo turismo rural.

               Dra. Abad

TORRE  DE  LAS  DAMAS
ALHAMBRA

Propiedad: D. Jaime López-Cuervo Abad

Dos son las sensaciones primeras, la intensidad de luz y el fresco del agua.
De mirador a mirador, en mi lugar privilegiado,  diviso  un  cielo  para  dos  estancias allá en la montaña, un camino ganado a  la  naturaleza  rodea  las  viviendas del campesino, y ahí , grandiosa la torre,  rodeada  de estanques donde  el olor a nenúfar y magnolios embriaga el sonido  del  gorgoteo  del agua.  Algo   silencioso  debió  escapar  de  este  paraíso  que   los   atrajo.
Añadieron a su belleza,  entre celosías y palmeras, un oasis de descanso.
Cuantas veces he pensado despertar en  un  amanecer  y  bajar  corriendo entre  el agua a esperar que se acercaran los primeros rayos de sol.
Estaría soñando  como ahora.
Silencio, escuchemos su música y embriaguémonos de su aroma.

                Dra.Abad